EL GRANADERO DE MENDOZA

Matías Rossi logró quedarse con el triunfo en las dos competencias que desarrolló hoy el TC 2000 en San Martín, Mendoza, a bordo de uno de los Renault Megane del equipo oficial. En la final, lo siguieron el tandilense Leonel Pernía y Guillermo Ortelli, mientras que en la carrera clasificatoria lo hicieron Franco Coscia y Christian Ledesma.


La pelea desigual, tres coches japoneses contra uno francés, mantuvo en vilo al gentío que rodeó ayer el Autódromo Jorte Angel Pena; sensación que se trasladó a todos los sectores del circuito. Rossi largó en punta luego de imponerse en la carrera clasificatoria, a sus espaldas a medida que transcurrieron las vueltas le llenaron los espejos del Megane II, los autos de Pechito López, el Pato Silva y Leo Pernía. Endemoniados, sabedores que sus coches tenían un restito mas que el del Flaco de Del Viso, intentaron por un lado, por el otro. Matías, acosado al milímetro, se la bancó como también soportó reiterados toques sutiles en el paragolpes traseros que, tardíamente, llevaron a los comisarios deportivos de la CDA del ACA, a apercibir a Pechito.

No dejó hueco sin cubrir Rossi, sabía que atrás mas que nada, estaba López, el hombre que ha movilizado la conciencia de los principales corredores argentinos, a los que ha puesto en apuros, apoyado en la constante evolución, en el título de TC 2000 en 2008 y en la seguidilla de éxitos en las categorías que le tocara correr. El cordobés ratificó que no estaba dispuesto a perder, como mas de una vez, con esa actitud que lo llevó a equivocarse. Como le pasó ayer, demasiado ansioso e impulsivo, olvidándose que lidera el campeonato, anduvo al filo de la navaja.

No sólo con el Granadero, también con sus ¿compañeros? Silva y Pernía, hasta que a poco de finalizar, intentó recuperar el 2º lugar ante el chaqueño. Se mandó mas de la cuenta en una curva, subió al piano, vino el roce, adiós seguidilla y comienzo de una bronca monumental contra el Pato..., y viceversa. ¿De que le valió el 6º puesto? Por ese incidente que encendió fuerte polémica en el equipo de Víctor Rosso y Leonardo Monti, bajó un poco los decibeles Matías en esos metros finales. Ya no podían con el Pernía, 2º; y menos Guillermo Ortelli que remó en el Vectra hasta reconfortante 3º lugar.

Publicar un comentario

0 Comentarios