MORIATIS ES EL NUEVO MONARCA DEL TC

Emanuel Moriatis, con Ford Falcon, se coronó campeón de Turismo Carretera tras ganar el Gran Premio Coronación que se disputó hoy en el autódromo porteño Oscar y Juan Gálvez, por la última fecha de la temporada 2009.

ESCRIBE SABRINA FAIJA

La fiesta parecía estar preparada para PechitoLópez pero, por esas cosas imprevisibles que tiene la vida y de las cuales el automovilismo no queda excento, el campeón fue Emanuel Moriatis, a quien pocos daban en la previa como candidato debido a la diferencia de 18 puntos que lo separaban del líder al arrancar la jornada de hoy. Pero gritó "campeón" para felicidad de la multitudinaria hinchada de Ford que se hizo presente en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de la ciudad de Buenos Aires.

Fue apasionante la última final del año del Turismo Carretera, aunque pocos hubiesen apostado a un desenlace tan dramático debido a que en las primeras diez vueltas nada importante pasaba, fundamentalmente porque López se encargaba de cuidar como oro el sexto puesto que le daba los puntos necesarios para quedarse con la Triple Corona, luego de consagrarse en las categorías TC2000 y TRV6).

Pero los imprevistos empezaron a ocurrir y ni el propio Pechitoquedó afuera de la maldita aceite. Mientras, Moriatis se encargaba de pasar rivales: primero a Fontana para quedar tercero y luego, casi involuntariamente, a Diego Aventin, el poleman de la fecha, cuyo auto empezó a quedarse sin reacción en la 13º vuelta. López también aprovechaba un abandono para seguir escalando: el de Rossi, quien en la vuelta 16 decidió irse a boxes por un calentamiento que iba a hacer que su auto se rompa. Pero todavía faltaba más.

Fue en el giro 18 cuando una mancha de aceite hizo que los banderilleros lo informaran con la bandera a rayas amarillas y rojas. Pero, como luego explicó Moriatis, "nunca se sabe lo grande que es. Por eso tratás de seguir al primero". Y eso hizo el nuevo campeón del TC, pero Castellano se fue afuera y él lo siguió, aunque por magia divina volvió inmediatamente a la pista. "Fue pura suerte; el auto andaba solo", contó luego el de Lanús tras recibir la Copa de Oro.

"¿Dónde están los que estaban peleando conmigo?", se preguntó Moriatis tras esa maniobra que todavía no logra explicar. Es que en la radio no tenía buena comunicación y pocos sabían que el que había despistado detrás suyo era el tercero: José María López, quien a siete vueltas del final se quedaba en la puerta de la Triple Corona. Esa mancha de aceite (sería del auto de Basso) que produjo otros cuantos incidentes hizo también que la carrera estuviera hasta la vuelta 22 con el Pace Car. Al reanudarse, Moriatis casi pierde la posición en manos de Ortelli, con lo que pudo haberle dibujado a Pechito una sonrisa. Pero el 1 del 2010 se mantuvo y terminó viendo primero la bandera a cuadros para su primer título en la Máxima. "Pechito es el piloto más rápido que tenemos, el mejor de la Argentina. ¿Yo? Soy más Turismo Carretera", aseguró un Moriatis consagrado que dejó feliz a la hinchada de Ford y dejó a la de Torino a la espera de un título que no se le da desde el de Rubén Di Palma hace 38 años.

Publicar un comentario

0 Comentarios