¿VUELVE?

El Flaco Traverso abaraja la idea de volver a correr, má concretamente en el Turismo Carretera. Lo hará con el Torino que deja vacante Pechito Lopez con atención interal del HAZ Racing Tam. El Flaco está a punto de cumplir 69 y según él "Correr es un vicio. No me acostumbré a estar los domingos en casa".
La entrevista la realizó Mauro Feito para el diario deportivo Olé que le dedicó la portada y ya es la noticia del día (más alla de quien haga la pole en La Plata).Lo cierto y concreto es que El flaco correrá en el Turismo Carretera en la temporada 2010 y lo haría como miembro del equipo HAZ y al volante del Torino que deja “Pechito” López por su ida a correr a la Fórmula 1. A continuación, la nota completa:
-Te ofrecieron volver, ¿cómo te cayó?
-Me cayó bárbaro. Aparte el HAZ es un equipo de primera, gente conocida por mí. Y sí, me ofrecieron probar un auto actual. Yo de vez en cuando salgo a girar con los míos, pero son antiguos, de diez años atrás. Después que termine el campeonato, vamos a ir a probar algún auto del equipo. La verdad, estoy embalado...

-¿Y si te sentís bien?
-No tengas dudas de que me voy a sentir bien. Después veré... Si las empresas con las que hablé se entusiasman con el proyecto, en una de esas tendré que salir a hablar con los periodistas y los hinchas a desmentir todas las pelotudeces del retiro que dije en los últimos años, ja. Fiel a mí estilo, soy especialista en dar marcha atrás.

-Te van a volver loco...
-Ya la tengo armada. Me van a decir 'Flaco, ¿no era que te habías retirado? ¿Qué se había cumplido una etapa?' Y les voy a responder que sí, que me retiré hace cuatro años y ahora empiezo de nuevo, como un pibe.

-Hablás de volver... Te enchufaste en serio.
-Sí, yo cuando me embalo es en serio. La calidad técnica del equipo, la seriedad de su gente es fundamental. Yo dejé de correr por muchos motivos. Me cansé de manejar el auto y el equipo, me agotó. Ese fin de semana, en Olavarría, del viernes al domingo a la mañana habían cambiado cuatro veces la junta de tapa de cilindros porque no estaban seguros con la compresión. ¡Y me habían cargado 150 kilos de lastre sin haber hecho nada! Me pudrí. Ahora es distinto, otra política, otras presiones. Voy a dar 20 vueltas y en seguida me doy cuenta si estoy en condiciones.

-¿Depende de un chequeo médico que te vas a hacer la otra semana?
-Chequeos me hice toda la vida cada seis meses, especialmente cuando me bajé del auto. Pero estoy fuera de estado, no voy a mentir. ¿Sabés lo que estoy haciendo? Estoy buscando en el placard los buzos viejos que usé en la última época y no me entra ninguno, la puta que lo parió... Tengo que empezar a moverme un poco. Voy a andar mucho en bicicleta, aflojar con el pucho, acomodarme un poco.

-¿Es el Torino de López?
-Si López se va a la F-1 es el auto ideal. Ojo, ese coche no gana solo, gana porque el pendejo va arriba, pero es un gran auto.

-¿Por qué vos, que ganaste todo, volverías? ¿Para demostrar qué?
-Porque es una pasión, porque es un vicio. Yo corro con la ventaja que no soy tenista ni futbolista. A los 58 años, ni en pedo podría volver a una cancha. Pero correr en auto sí. Si me pongo bien, estaré al ritmo de la punta.

-Si volvés, lo hacés para pelear arriba....
-Por supuesto. Mi objetivo siempre es ganar, si perdés, a alguien le voy a echar la culpa, ja. Jamás largué una carrera para participar y no cambio de idea. Hoy a veces escucho a los corredores decir que se conforman con llegar entre los 15 primeros. Es mentira, una pelotudez.

-¿Y si te gana Marcos Di Palma?
-(Risas). Puede ganarme, de pedo... Me ganará una sola, ja. A Marcos le caerá bien la idea de la ACTC.

-¿Cuál?
-La de hacer motores de 430 caballos para 2011. Ahí, el piloto va a tener que sacar a relucir el coraje otra vez. Hoy todo es técnica, tecnología, los autos van despacio. Y para correr en auto tenés que tener huevos. Tener miedo de que si te pegás, te lastimás. Y ahí Marquitos va a andar bien otra vez. Puede ganar o romperse la cabeza. Pero él corre a base de coraje. Hoy, el coraje lo hace perder tiempo con autos que no van rápido.

-¿Qué es el automovilismo para vos?
-Es una mezcla de tres cosas: la adrenalina de la velocidad, el ruido de los motores y el miedo. Si le sacás alguna de las tres, chau. Y hoy, el automovilismo es aburrido porque nadie tiene miedo. Hoy temen a romper un embrague, el motor caliente, que se queme la junta, todas pelotudeces. No hay miedo a pegarse, a golpearse, a perder un compañero antes de una carrera. Antes ganaba el que menos levantaba. Y el que se equivocaba, se mataba. No quiero que se lastime nadie, pero hoy no me gustan las carreras.

-¿Y a la gente?
-Tampoco, no tengas dudas. ¿A dónde va la gente a ver una carrera? A la curva más jodida o a la recta más rápida. No quiere ver que se mate uno, pero sí ver cómo se arriesgan la vida los mejores. Si voy a ver un espectáculo de paracaidismo, yo voy a aplaudir al que abre el paracaídas 100 metros antes de la tierra. El que lo abre no bien salta del avión, es un cagón.

-¿De dónde nacen estas ganas de volver?
-Porque extrañé la velocidad, mi vida entera fue correr en autos. Cuando me bajé, no sabía lo que eran los fines de semana en mi casa. Y no me acostumbré. Correr es un vicio. Lo único que me hace dudar son mis nietas. Juana vive en Estados Unidos y cuando viaja con mi hija no me perdonaría estar en una carrera y no verla. Pero cuando salga el calendario, le voy a mandar a mi hija los fines de semana libres que voy a tener sin carreras...

Publicar un comentario

0 Comentarios