martes, 15 de noviembre de 2011

La palabra del Pato

Juan Manuel Silva rompió el silencio a través de su cuenta de Twitter tras el fuerte accidente de su compañero de equipo, Guido Falaschi, y realizó un excelente relato de todo lo que vivió en los momentos posteriores, además de sus sentimientos actuales, confirmando que nunca habló con Guido tras el accidente. El testimonio del “pato” fue el siguiente:

Foto Corsa Online


“Hace 48 hs no escribo , escuche y leí de todo , muchas verdades mentiras e incoherencias voy a seguir si opinar creo no es el momento. Si les voy a contar lo que viví al llegar al auto de Guido. Tenía una rotura en su buzo del lado derecho pensé que algún elemento lo había lastimado me pareció que por esa lastimadura podía tener lastimadas sus costillas y me pareció que le costaba respirar solo atine a decirle: “Aguantá, Guido, aguanta… tranquilizate y trata de respirar tranquilo”. Le Levante la vicera del casco y le volví a decir que aguantara. Nunca me habló, nunca mire a sus ojos. Sentí que me escuchaba y que no iba a pasar nada, que solo estaba aturdido por el fuerte golpe. Se me acerco Ortelli, muy asustado y me dijo, casi llorando: “pato. a esta la veo mal…”. Yo no me daba cuenta, o no me quería dar cuenta. Fui a los boxes, no hable con nadie, solo relate lo que les cuento nunca dije “me habló”. Seguía pensando que no iba a pasar nada quizas por que no ví los momentos posteriores. Salimos para el hospital con Javier, y en camino sonó el teléfono, y llego la peor noticia… se fue un Sr. Un pilotazo, un amigo… mi compañero de todos los fines de semana al que elegí para que venga al HAZ. Mi compañero de los kart. El hijo de dos personas excelentes. La última cena del sábado, le cocine unos ravioles excelentes… comió dos platos el gordo. Estas en el cielo con mi viejo y Filipa que te van a hacer un auto para que ganes todos los fines de semana. Va a ser difícil seguir… mis hijos, mi familia me necesitan . Fuerza a sus padres, novia , amigos , equipo, seguidores y colegas. Gracias a todos por el apoyo”.

Sin dudas, un conmovedor testimonio que pinta de cuerpo y alma a dos grandes pilotos del automovilismo, uno que es sin dudas una gran persona, y otro que ya no está, pero que siempre lo tendremos presente.

Entradas populares

Buscar

Archivos