lunes, 20 de febrero de 2012

El Museo Fangio sumó un auto que marcó una época


(ESCRIBE JOSE IGNACIO OTEGUI) La presentación del Ford Falcon con el que Héctor Gradassi logró el campeonato de 1976 de Turismo Carretera significó un gran aporte para el parque de autos del Museo Fangio honra a una época del TC, a un preparador como José Miguel Herceg y a un piloto como Héctor Gradassi.



Campeón en cuatro ocasiones en el TC, en 1972, 1974, 1975 y 1976, Pirín obtuvo nada menos que 31 victorias en la categoría, lo que lo convierte en el sexto piloto más ganador, detrás de Juan Gálvez (56), Roberto Mouras (50), Juan María Traverso (46), Oscar Gálvez (43) y Dante Emiliozzi (42).

Cordobés nacido el 6 de marzo de 1933, después de un paso por la categoría Turismo Mejorado llegó al TC a los 34 años. Debutó a lo grande el 26 de febrero de 1967 cuando ganó en San Pedro con Torino. Ese año además de ser su primer año en TC sería subcampeón de Eduardo Copello.

Oreste Berta lo convocó para integrar el equipo oficial Ika la que le dio paso a la histórica sociedad conocida como la "CGT"(Copello, Gradassi, Ternengo). Con esa marca Gradassi ganó cinco carreras. Luego se disolvió aquel equipo ganador que fue tan resistido por los defensores de las cupecitas. Allí Pirín formó un equipo propio con Carlos Pascualini como segundo piloto manejando la Liebre 2.

Tipo simple de pocas palabras, logró suplir esa aparente antipatía con su capacidad conductiva para estar siempre entre los de punta. De la mano de Ford y del “Polaco” Herceg llegaría una de las mejores campañas dentro de la historia del TC. Años antes a salir campeón Oscar Gálvez ya lo había anunciado como futuro campeón, ya que lo consideraba un excelente piloto pero tenia la gran ventaja que era muy buen mecánico. Una de las típicas imágenes de Pirín era con una lima en la mano. Solía lograr excelentísimos resultados rebajando tapas de cilindros para mejorar la compresión.

Gradassi ganó 24 carreras con Ford. En 1972 ganó en Mendoza, Salto, Córdoba, Santa Fe, Rafaela/San Francisco, el Gran Premio de la Montaña y en Neuquén ganándole el campeonato a Nasif Estéfano. En 1974 y 1975 fue campeón con cuatro victorias en cada campeonato; por ejemplo en el 74 venció en 25 de Mayo, La Vuelta de Salto, San Miguel del Monte y Pergamino. En 1976 obtuvo tres victorias en el Autódromo de Buenos Aires. Fue subcampeón en 1967, 1973, 1977 y1978. En esos años estableció una marca extraordinaria: Ganó cinco grandes premios en forma consecutiva: En 1972 venció en el del ACA para TC, el de La Montaña en Carlos Paz, el del ACA para Turismo Nacional y el Gran Premio de Noroeste. En 1973 venció en el Gran Premio del Noroeste y el de La Montaña.

Nunca gozó de la fama e idolatría que si tuvieron otros pilotos con menos logros que Pirín, tal vez debido a su personalidad. Gradassi dejó el automovilismo con el alejamiento del equipo Ford del TC en1979 disconforme con los manejos de la categoría. Ese año se encaminaba a su quinto titulo, iba adelante por varios puntos. Fue todo un símbolo, atrás quedaron 31 victorias, y todos los autos que manejo con sapiencia a lo largo de su trayectoria

También quedarán en el recuerdo sus duelos en pista con sus compañeros de equipo, corredores de la talla de Juan María Traverso o Nasif Estéfano. O el peleadísimo campeonato de 1976 que le pudo ganar en la última competencia a Roberto Mouras, que había conseguido seis victorias al hilo sobre otro auto famoso, la Chevy apodada “7 de oro”.

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog