jueves, 2 de febrero de 2012

Un sueño que se va diluyendo



La puja por cumplir el sueño y correr en la prestigiosa IndyCar mantiene en vilo a Esteban Guerrieri. La traba que le impide de momento concretar el giro histórico es puramente económica y por eso el reciente subcampeón en Indy Lights busca el tan necesitado apoyo estatal.



Dar el gran salto a la categoría, que tiene a las famosas 500 millas de Indianápolis como gran atractivo, no es una tarea tan sencilla y menos cuando se trata de conseguir sumas millonarias para quedarse con una butaca, que de hecho el KV Racing Technology le tiene guardada a Guerrieri. “El equipo en Estados Unidos nos está bancando pero nosotros necesitamos llevar una aporte (rondaría los 5 millones de dólares). Estamos manteniendo reuniones con gente del Gobierno, pero lleva su tiempo”, sostuvo en una charla al portal deportivo 442.

El motivo de la incansable búsqueda de patrocinantes tiene que ver con los presupuestos que se manejan en el mundo motor y pese a que Guerrieri es uno de los pilotos nacionales de mejor rendimiento en el exterior (campeón en Fórmula Renault europea y segundo en World Series) no todo es color de rosa. “Ya sabemos que el apoyo privado hoy en día es imposible, por eso lo que intentamos es armar un proyecto de marca a nivel país para difundirlo en el mundo como se hace con el Dakar o con el Moto GP. Apuntamos a dejar una imagen que al país le sirva”, explica.

El tiempo es el mayor enemigo del piloto de Mataderos que se perdió una prueba con el equipo KV por estar gestionando la ayuda. Además, el Fórmula 1, Rubens Barrichello ya testeó el auto de Guerrieri, aunque el argentino fue claro: “Barrichello va a hacer una prueba pero si cerramos, la butaca es nuestra. Eso ya está confirmado”.

Si se cierra esta puerta se dejaría pasar una gran chance porque lo tenemos sobre la mesa, es viable y encima hay un equipo de IndyCar que nos quiere corriendo allá. Además estaríamos representando al país en una categoría muy importante“, comentó Guerrieri, quien aún no tiene definido si seguir en Indy Lights o regresar al país de caerse su objetivo principal.

No es la primera vez que Guerrieri realiza esfuerzos considerables para financiar su carrera en el automovilismo internacional que lo tiene compitiendo en distintas categorías relevantes desde 2001, cuando debutó en la Fórmula Renault Europea (venía de ser campeón en Argentina). El piloto de 27 años también estuvo corriendo en Fórmula 3 y World Series y hasta estuvo muy cerca de probar un Fórmula 1.

Hoy Guerrieri sigue con su rutina de entrenamientos con normalidad, pero no puede dejar de poner el foco en lo que puede ser una chance única de probar su talento en el mayor espectáculo automovilístico de los Estados Unidos. Sabe que no todo está en sus manos, pero el optimismo de cumplir con su objetivo sigue latente.

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog