sábado, 26 de mayo de 2012

A lo Fangio



Esteban Guerrieri prometió y cumplió. El joven de Mataderos conquistó una gran victoria en Indianápolis, logrando que por primera vez en la historia un piloto de nuestro país gane en el Templo de la Velocidad.



(LA NUEVA PROVINCIA) En una jornada tan representativa como el 25 de Mayo, el piloto Esteban Guerrieri hizo historia en el legendario autódromo de Indianapolis, donde se convirtió en el primer argentino en quedarse con las 100 millas de Indy Lights, con el aliciente de que lo logró luego de largar en la última posición.


Previo al inicio de las 100 millas de Indianápolis de la Indy Lights, y siendo consciente de la penalización por cambio de motor que lo retrasaba al último lugar de partida, Esteban Guerrieri escribió en su twitter: "Se viene una remontada histórica".

El piloto argentino lo presagiaba. Lo sentía. Se tenía una fe ciega... Y cumplió. En un resultado sin precedentes para nuestro automovilismo, el porteño hizo propia una memorable competencia en la que mostró todo su talento en el legendario óvalo estadounidense, donde mañana se disputarán las 500 millas (desde la 1 de nuestro país).
   
No había mejor forma de consolidar su inmejorable presente que ganando de la manera en que lo hizo, y ante la atenta mirada de las principales figuras de la disciplina. Ni bien apareció la bandera verde, el corredor del equipo Sam Schmidt Motorsport comenzó a superar rivales frenéticamente. La interrupción de las acciones en el quinto giro, producto de un accidente entre Oliver Webb (Sam Schmidt Motorsport) y Emerson Newton (Fan Force United), no afecto su constante avance.
 
 Después de la limpieza de la pista y los arreglos en el muro del mítico óvalo, la carrera continuó con normalidad con Guerrieri ya figurando entre los diez primeros.Armándose de paciencia, el argentino aguardó con cautela el sprint final en la sexta posición. Y ahí no dudó en dar el zarpazo.
   
En un abrir y cerrar de ojos, el auto Nº 11 se situó tercero para, restando tres giros, ejecutar una precisa maniobra por el sector externo merced a la que dio cuenta de Tristán Vautier y Gustavo Yacamán en prácticamente una baldosa.Para mayor tranquilidad, el venezolano Jorge Goncálvez le dio de lleno al hormigón en la curva 2 y motivó el ingreso del auto de seguridad. Con la competencia neutralizada se bajó la bandera a cuadros. Guerrieri desató su euforia de inmediato. Había hecho historia, y como bonus, escaló a lo más alto del campeonato.



“Estoy muy contento. Tengo una inmensa felicidad. Me siento orgulloso porque acabo de poner todo lo que tenía para ganar y lo logré. Fue una carrera basada en la confianza, más allá del problema que tuve en la clasificación”, expresó.

Con esta victoria, el argentino lidera el campeonato con 177 puntos, luego de haber ganado también la anterior carrera disputada en Long Beach. La competencia se disputó como espectáculo previo a las tradicionales 500 Millas de Indianápolis del próximo domingo, en la que Guerrieri no podrá participar por falta de apoyo económico. Su próxima presentación será el 2 de junio en Detroit.






Entradas populares

Buscar

Archivo del blog