viernes, 14 de septiembre de 2012

Murió Sid Watkins

 Quien fuera director médico de la FIA, delegado médico de la Fórmula 1 (llamado "Doctor de Grandes Premios") y cirujano en los circuitos de 1978 a 2004, el británico Sid Watkins, murió este miércoles a los 84 años, después de haber salvado la vida, entre otros, del francés Didier Pironi, el brasileño Rubens Barrichello y el finlandés Mika Hakkinen.



La noticia ha sido confirmada por la familia, e inmediatamentemultitud de pilotos han mostrado su cariño hacia el viejo doctor. Entre ellos, Rubens Barrichello, quien sufrió un grave accidente el mismo fin de semana del GP de San Marino de 1994 que se cobró la vida de Senna y del austriaco Roland Ratzenberger: "Fue Sid Watkins quien me salvó la vida en Ímola 94, un gran tipo que siempre estaba contento. Gracias por todo lo que hiciste por los pilotos. Descanse en paz". También Bruno Senna, sobrino del tricampeón brasileño se hizo eco de la noticia: "Triste noticia para los que nos quedamos".

El presidente de la FIA, Jean Todt, dijo: "Este es un día muy triste para la familia FIA y toda la comunidad del deporte motor. Sid fue querido y respetado en igual medida por todos aquellos que lo conocimos y trabajamos con él. Siempre estaremos agradecidos por el legado de seguridad que nos deja".


Watkins llegó a la Fórmula 1 de la mano de Bernie en 1978, un poquito antes de que el piloto sueco Ronnie Peterson perdiese la vida en Monza. Trabajó estrechamente con el entonces presidente de la FIA, Max Mosley, para mejorar los circuitos y aumentar la seguridad de los monoplazas. En 2005 Watkins anunció su retirada de sus diversos cargos médicos en la FIA, pero continuó como primer Presidente honorario del Instituto para la seguridad de los deportes del motor, hasta diciembre del año pasado, cuando decidió renunciar.

En su libro 'La vida al límite', Watkins narra los últimos días de su gran amigo Ayrton Senna, que estaba muy afectado por la muerte de Ratzenberger durante la clasificación. Después de aconsejar a Senna que no compitiera ese fin de semana, añadió: "¿Por qué no lo dejas ya? ¿Qué más necesitas hacer? Has sido campeón del mundo tres veces, no hay duda de que eres el piloto más rápido. Déjalo y vayamos a pescar". La respuesta de Senna, las últimas palabras que le dijo a Watkins, fue simple: "Sid, hay ciertas cosas sobre las que no tengo control. No me puedo ir, tengo que seguir".

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog