miércoles, 13 de noviembre de 2013

JUAN DIMURO PRESENTÓ SU 504 DE TURISMO TOTALMENTE RESTAURADO

Conocido comerciante de Balcarce y zona, Juan Di Muro tiene un rico pasado como piloto de Turismo Nacional. En el transcurso de la semana presentó en un evento familiar el Peugeot 504 de carrera con el que compitió durante la década del 70. Di Muro tiene la intención de correrlo el año próximo en el Gran Premio Histórico del ACA. Proximamente se estará incorporando al Museo del Automovilismo “Juan Manuel Fangio”



De buen porte y buena presencia, Juan Di Muro nos recibe en su concecionaria de autos que posee en Balcarce. En la charla previa nos interiorisamos un poco sobre los trabajos de restauración que se realizaron en el auto y del tiempo de trabajo que este demandó. Originalmente el auto era propiedad de un comisionista de la zona, es un 504 se2000,con tablero tipo TN. La idea surgió en conjunto con la Fundación Fangio desde el momento que ingresaron al Museo dos unidades peugeot 504. Se charló y con el tiempo esa idea fue tomando forma.

Brevemente, Di Muro nos cuenta un poco los pormenores de este proyecto hoy hecho realidad: "El auto es la réplica del auto que yo corría en el año ´71, 72 y 75. Este Peugeot se restauró totalmente, es un auto que lo hicimos en base de un Peugeot que me dio el Museo (Juan Manuel) Fangio. Yo puse otro y de los dos hicimos uno en base de lo que era el auto original. Ya está listo, el auto va a ir para el Museo y va a quedar en propiedad del Museo, con la posibilidad de sacarlo cuando yo quiera. Es un auto que se trabajó hace nueve meses, diez. Está listo para salir a correrlo."

-¿Cómo surgió la idea de restaurar el auto?
La idea la tuve siempre de hacer el auto que yo había corrido y justo con mi mecánico Juan Di Marco, que él también tenía muchas ganas de hacerlo. Asi que en un momento decidimos comenzar, y justo se cruza el tema de que el Museo había recibido dos Peugeot del Ministerio. Hablando con Carlitos Esposito y mas tarde con Antonio Mandiola y toda la gente de la Fundación llegamos a un acuerdo y ahí nomas nos pusimos manos a la obra. Se trabajó mucho, Luis Troglia realizó los trabajos de chapa, Bibbó el pintor, toda la gente del Taller El Rubio que hizo toda la parte del tren delantero y lógico Juan Di Marco en la mecánica del auto con los fierros, las levas y las tapas de cuando yo corría. O sea, el auto está para correr una etapa del Gran Premio del Turismo Nacional.

-¿En este proyecto participaron mecánicos de la época de cuando usted corría?
Si,si. Juan Di Marco me preparó todos los coches que yo corrí. En la época que corría yo lo hacia con el auto que tenía, porque realmente con el que andaba durante la semana el domingo lo corría. Por ejemplo corrí con una rural DKV, con un Fiat 600, con un Falcon hasta llegar al Peugeot. El Peugeot era primero el que andaba en la calle, después con Everto Rodriguez que es mi suegro, llegamos al auto este que realmente lo pudimos armar como de carrera.

-En el principio de la nota me comentaba que corrió durante los años 72,73 y 75 ¿Qué recuerdos le quedó de aquellos años?
Yo tengo recuerdos lindos y no tan lindos. Aunque siempre cuando uno va a correr está lo lindo ¿no? Porque yo corrió a nivel nacional y a nivel zonal. No fui un corredor super, pero anduvimso siempre trensados entre los primeros. El auto, la mecánica siempre nos respondió bien, yo regularmente dentro de mis posibilidades. O sea, tuvimos una trayectoria discreta.

-Discreta pero plagada de anécdotas y algún que otro momento lindo que le tocó vivir, de darse el gusto de correr si se lo quiere ver por ese lado…
En eso realmente si. Vos sabes que cuando uno va a correr siempre lleva las ganas, las cosas lindas. De andar con todos los muchachos, los mecánicos, con los asados entre medio. El como se trabajaba antes que era todo de taller y de mano de obra, no profesional. Nosotros eramos amateur y corríamos contra equipos. Se hacia en el taller de Juan Di Marco toda la mecánica, te imaginas que comíamos un asado y trabajábamos en el auto. Y ad honoren, eso era lo fundamental de la cosa: Juan Di Marco jamás cobró un peso, ni ninguno de los que trabajábamos como el chapista, el tapicero que en ese momento era Toto Mulero, Isidoro Rago. Nunca cobraron un peso, eso es muy valioso porque era así la época. Antes se hacia con las ganas que tenía uno,era otra cosa ¿viste? No es lo de ahora que es todo a base de dinero.

-Y resultados lamentablemente
Claro era otra cosa. A nosotros la rectificadora, que en ese momento estaba Luis Scarpato trabajando en Rectificaciones Milano, me cobraban solamente el material, no me cobraban el trabajo de ellos. 
 
-Ud disputó la parte dorada del Tn en una época que se corrian Grandes Premios, Vueltas y compartia el escenario con pilotos de la talla de “el Negro” Juan Carlos Rizzuto, Carlos Garro, Francisco Alcuaz solo por citar algunos nombres. Le pregunto ¿En qué año dijo “me tengo que bajar” o bajo qué circunstancias?
A fines del año 1975. La última carrera que corrí lo hice en Tandil, que salí tercero atrás de los dos Fiat del equipo oficial. Ahí dije “no corro más”. Hace un año y medio antes yo tuve un accidente, iba a dejar de correr pero después seguí y armamos otra vez el auto. Ya después por los compromisos familiares y comerciales me tuve que retirar. Pero siempre lo llevo adentro.

-Viendo que el auto está impecable y que el ACA todos los años organiza el Gran Premio de Regularidad o alguna que otra competencia del mismo estilo ¿Si surge la posibilidad de correrlas usted aceptaría?
Aunque estoy pasado de kilos pero para una carrera de esas todavía me animo (se rie). Tal es así que está en proyecto de subirme para hacer la carrera el Gran Premio de regularidad, no es una carrera de velocidad. Así que está dentro de el proyecto, si Dios quiere el año que viene lo vamos a hacer.

-¿Algunas palabritas finales?
Quiero agradecerle a toda mi gente, o sea a Juan Di Marco, a Troglia, a Everto Rodriguez que fue uno de los patrocinantes de primera línea conmigo pintado en el auto, a todos los que trabajaron conmigo. Hay muchos que trabajaron en esa época y no me quiero olvidar de ninguno. Y también a mi familia, a mi señora que me bancó varios días afuera (risas). Pero les agradezco a ustedes por la nota que se han acordado por pasar.



Entradas populares

Buscar

Archivos