miércoles, 13 de noviembre de 2013

PENSANDO EN EL TCP MOURAS

Christian Iván Ramos se consagró campeón del Turismo 4.000 Argentino el pasado fin de semana en una carrera con mucha polémica. El piloto nacido en Mechongué y radicado en Mar del Plata, contó sus sensaciones al programa radial Marca Deportiva Radio y anticipó pensando en su futuro que “tenemos que tener todo más o menos cerrado en diciembre y tendremos que movernos rápido para ver si podemos estar en el TC Pista Mouras”


(GENTILEZA MARCA DEPORTIVA) Mar del Plata tiene un representante que se ha consagrado campeón en el automovilismo nacional. Se trata de Christian Iván Ramos que, a pesar de haber nacido en Mechongué, está radicado en nuestra ciudad y el pasado fin de semana en una carrera con mucho suspenso, pudo lograr la consagración en el Turismo 4.000 Argentino, con una fecha de anticipación.

Ya de regreso en Mar del Plata, Iván como lo conocen todos, habló en Marca Deportiva Radio sobre las sensaciones de un fin de semana particular por los toques que sufrió por parte de Germán Pietranera que le pusieron suspenso a la definición: “cuando llegamos a Mechongué caí lo que era ser campeón. En la carrera hubo al principio algo de bronca y después sacamos los números y nos dimos cuenta que éramos campeones”, indicó en principio.

Los problemas comenzaron el sábado con la clasificación donde apareció el primer roce: “la maniobra del sábado parecía una de carrera, los dos queríamos ganar y veníamos al límite, doblando a la par pero terminamos bien dentro de lo reglamentario. Él después se tiró a pasarme y me pegó en la rueda trasera cuando no había lugar. El comisario deportivo pidió las cámaras a bordo, lo sancionó y lo mandó atrás mío”, explicó el piloto de Mechongué.

Esa sanción hizo que el equipo de Pietranera endureciera su postura y eso tendría repercusiones del domingo: “el equipo de él se enojó, dijeron que iban a sacar el auto, lo llevaron afuera del parque cerrado y supuestamente tenían que ser excluidos, pero después lo terminaron metiendo pero tenía que largar último la final. En la carrera, habíamos avanzado bien, pasamos 8 autos y veníamos 11 con él detrás. Venía más rápido que yo pero en vez de pasarme, me dio un toque en la entrada de la recta que me movió el auto”, contó Ramos. Pero no terminaría todo allí y llegaría el momento más difícil del fin de semana: “el comisario deportivo dijo por la radio que Pietranera tome precaución porque podía ser sancionado. Al llegar a la otra curva, me pegó de atrás, se me cruzó el auto y cuando estaba de costado siguió acelerando hasta sacarme del circuito. Eso fue de mala leche. La gente de la ACTC tomará medidas y le darán un par de fechas. Las gomas quedaron marcadas adentro de los caños del pontón, eso nos enojó mucho”, recordó.

Al bajarse del auto, había que sacar cuentas para saber como iría la definición del campeonato, pero mientras tanto esperaron sin sentido que alguien les pidiera disculpas: “no se acercó ni Germán ni su equipo. No se si fue culpa de Germán, sino que parece que fue culpa del equipo. La gente que estaba al lado me comentó que el jefe le dijo “ahí lo tenés, tiralo que no corre más con un auto mío”. Prefirieron hacer eso antes de pelearla en pista y estirar la definición a la última fecha”, denunció públicamente.

Toda la controversia quedó atrás cuando se dio cuenta que era campeón de la categoría, una verdadera sorpresa tanto para él como para su equipo: “no esperábamos a principio de año estar tan adelante. Ganamos tres carreras y sumamos algunos podios más, fue un año excelente y un poco inesperado. Es mérito de la gente que confía en nosotros y nos da esta oportunidad. Llegamos a Mechongué a las 10 de la noche y estaba lleno de gente, les quiero agradecer a todos ellos”.

Ahora, con el título bajo el brazo, dentro de una familia de ganadores, piensa en trascender en otra divisional: “el Turismo 4.000 Argentino es una categoría que se mira mucho y eso nos sirve de cara al futuro. Estás compartiendo el día con las categorías Mouras, hoy tenemos propuestas que si no estábamos en esta categoría no las hubiéramos tenido. Veremos el año que viene que se puede hacer”.

Sabe que no tiene demasiado tiempo para relajarse y en el planteo del 2014, ya está en miras de llegar a una de las categorías centrales en el país: “ya estamos trabajando en el año que viene. El 2 de febrero ya empieza la temporada del Mouras y el Turismo 4.000 Argentino. Tenemos que tener todo más o menos cerrado en diciembre y tendremos que movernos rápido para ver si podemos estar en el TC Pista Mouras”, se ilusionó.

A pesar del mal momento que tuvo que pasar, el festejo superó todo y hoy, mientras planifica su futuro, sabe que el título del Turismo 4.000 Argentino no se lo sacará nadie y podrá festejarlo en pista el 1° de diciembre cuando se dispute la última fecha en el Autódromo “Roberto Mouras” de La Plata.

Entradas populares

Buscar

Archivos