domingo, 2 de marzo de 2014

Se disuelve la FOTA, la asociación de equipos de Fórmula 1

El secretario general de la FOTA (Formule One Teams’ Association), Oliver Weingarten, anunciaba ayer su disolución definitiva haciéndose eco de la escueta infomación que aparece en la página oficial de la asociación: «Desde el 28 de febrero de 2014 la FOTA será disuelta, como resultado de que sus miembros han reconsiderado sus exigencias ante el cambiante paisaje político y comercial de la Fórmula 1.»


Creada a finales del mes de julio de 2008 con el interés de defender a las escuderías que la integraban con una voz única frente al patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en mitad de la crisis económica que estaba sacudiendo los cimientos de la actividad al afectar a los patrocinios y a la supervivencia de la parrilla (BMW y Honda abandonarían la F1 a finales de aquel mismo año, y Toyota lo haría al siguiente), la FOTA supuso un interesante revulsivo que sin embargo, comenzaría a flaquear al poco de haber iniciado su andadura.

Sin duda, su momento de mayor protagonismo lo supuso el pulso que mantuvo con Bernie Ecclestone en los primeros meses de 2009, cuando bajo la amenaza de crear un campeonato paralelo, la FOTA quiso hacer valer su recién estrenada capacidad para renegociar al alza sus posibilidades en el negocio.

Sin embargo, la famosa reunión que se celebró en el yate de Flavio Briatore con ocasión de la disputa del Gran Premio de Mónaco de 2009, vendría a escenificar la poca o nula consistencia de la asociación y su amenaza, circunstancia que aprovecharía Bernie Ecclestone para ir socavándola con posterioridad.

A partir de ese instante, y a pesar de que han sido numerosas sus actividades publicitarias (foros de debate, exposiciones, etcétera), la FOTA comenzó a perder entidad y a desmembrarse conforme transcurrían los años. Cara (la inscripción costaba 100.000 dólares), con demasiados enfoques diferentes y por tanto falta de alicientes y poder efectivo, no resultaba interesante para los equipos que o bien dejaron de pagar sus cuotas o sencillamente abandonaron sus filas —HRT lo haría en 2011, como también Red Bull y Ferrari—.

Compuesta por tan solo siete miembros en 2013 de los 11 presentes en el campeonato, y arrastrando graves problemas financieros, la disolución de la FOTA era en cierto modo inevitable. Presidida hasta ayer por Martin Whitmarsh, el secretario general de la asociación, Oliver Weingarten, como mencionábamos al comienzo, apuntó al nuevo escenario político y comercial que vive la Fórmula 1, como el causante de que los miembros hayan decidido cerrar esta etapa.

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog