domingo, 20 de abril de 2014

F1: Hamilton afirmó su dominio en China

Mercedes volvió a mostrar su superioridad sobre sus rivales, ya que el compañero de Hamilton, el alemán Nico Rosberg, terminó en segundo lugar, la tercera ocasión en cuatro carreras en que ambos logran el 1-2 esta campaña. 

La superioridad de los Mercedes parece no tener ni rival ni fin. Lewis Hamilton ha mantenido la primera posición de principio a fin, rodando un ritmo endiablado, anulando el sueño de cualquier piloto de disputarle la primera plaza en este GP de China de Fórmula 1. El piloto británico ha logrado subir a lo más alto del podio del circuito de Shanghai y lo hace por tercera vez consecutiva en este mundial. Bienvenidos a la era de Mercedes.
Su compañero de equipo, Nico Rosberg, ha logrado cruzar la meta en segundo lugar, venciendo con facilidad la lucha con un gran Fernando Alonso, una batalla que nunca ha podido ganar el piloto español.

Quinto en la parrilla de salida y habiéndose autodescartado para el triunfo, el tercer cajón logrado por Alonso en GP de China sabe a milagro tras una salida perfecta y el acoso del piloto alemán de la escudería Mercedes primero y del piloto novato de Red Bull, Daniel Ricciardo, después.

El piloto español de Ferrari ha cuajado una gran carrera, logrando mejorar en dos posiciones su clasificación en la salida. En la recta inicial, y con el ojo puesto sobre el coche del actual campeón del mundo Sebastian Vettel, el piloto de Ferrari se ha visto arrollado por el Williams de Felipe Massa, su ex compañero de equipo, que había volado desde la sexta hasta la tercera plaza en una salida muy arriesgada. Ambos monoplazas se han tocado, pero el peor parado ha sido el piloto brasileño, que ha tirado por la borda todas sus aspiraciones por culpa de un pit stop en el que los mecánicos no tenían ni las ruedas preparadas.

El encierro de Rosberg en la salida, su choque con el Williams de Valtteri Bottas y la ausencia de telemetría en el Mercedes del alemán han dado esperanzas a Alonso y a Ricciardo para disputarse el podio. Pero todo ha quedado en un espejismo. El piloto alemán ha conducido a ciegas, tanto en la sesión de clasificación como en toda la carrera. El equipo sólo podía conocer los mapas de energía, los datos de consumo de carburante y otros datos técnicos por las lecturas del volante que les comunicaba Rosberg por radio. En la vuelta 23 ha superado a Vettel, muy lento durante toda la competición, y en la 41, a 15 vueltas del final, el Mercedes ha superado como una exhalación a Fernando Alonso, que llevaba media cursa planeando cómo aguantar a la bestia.

El español, sin embargo, ha entendido que la lucha no es, ni parece que será, contra los estratosféricos Mercedes. Porque detrás venía un velocísimo Ricciardo, la revelación de la temporada.

El australiano de Red Bull pide paso en la escudería gracias al mal ritmo del actual campeón del mundo. En su batalla particular, ha sido el propio equipo quien ha advertido a Vettel que su compañero tenía mejor ritmo que él, que debía dejarlo pasar. El orgullo del alemán se ha visto tocado y ha intentado una breve negociación con su equipo. ¿Qué neumáticos lleva Ricciardo? ¿Cuándo ha parado mi compañero? Las respuestas no le gustaban. “Ha parado más tarde que tú, tiene las ruedas más nuevas, déjale pasar”. Vettel, sin embargo, ha intentado luchar, ha mantenido en vilo al equipo durante un par de vueltas en las que ha aguantado a un Ricciardo comedido, esperando a que el alemán entrara en razón. Finalmente, el campeón del mundo ha sucumbido ante la dura realidad y ha cedido la posición en favor del otro Red Bull.

“Si la carrera hubiera durado dos vueltas más, habría pasado a Alonso”, lamentaba el joven piloto de Red Bull tras una carrera en la que ha terminado en cuarta posición. Y es que su ritmo final era superior al del piloto español. Alonso, que veía cómo su último rival le arañaba cerca de un segundo por vuelta, ha aprovechado los espacios logrados de forma muy inteligente, ha gestionado sus fuerzas y ha mantenido su posición hasta la línea de meta.

Todos los podios son y serán buenos para el español en un año en el que Hamilton y Rosberg sólo les cabe esperar a su próximo compañero en la ducha final bajo el champán. Todos los pilotos buscan acercarse a un sol que, de momento, está tan lejos que ni quema. La era Mercedes se prevé larga y dura para las demás escuderías. Tocará picar piedra desde el tercer cajón.

F1- Gran Premio de China

1. L. Hamilton Mercedes 1:36:52.810
2. N. Rosberg Mercedes +18.062
3. F. Alonso Ferrari +23.604 +5.542
4. D. Ricciardo Red Bull +27.136 +3.532
5. S. Vettel Red Bull +47.778 +20.642
6. N. Hulkenberg Force India +54.295 +6.517
7. V. Bottas Williams +55.697 +1.402
8. K. Raikkonen Ferrari +1:16.335 +20.638
9. S. Perez Force India +1:22.647 +6.312
10. D. Kvyat Toro Rosso +1 Vuelta
11. J. Button McLaren +1 Vuelta
12. J. Vergne Toro Rosso +1 Vuelta
13. K. Magnussen McLaren +1 Vuelta
14. P. Maldonado Lotus +1 Vuelta
15. F. Massa Williams +1 Vuelta
16. E. Gutiérrez Sauber +1 Vuelta
17. J. Bianchi Marussia +1 Vuelta
18. K. Kobayashi Caterham +1 Vuelta
19. M. Chilton Marussia +2 Vueltas
20. M. Ericsson Caterham +2 Vueltas
21. R. Grosjean Lotus +29 Vueltas
22. A. Sutil Sauber +52 Vueltas

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog