miércoles, 31 de mayo de 2017

¿Habrá sanción para el autódromo de Buenos Aires tras el accidente de Azar?

Diego Azar se pegó contra las gomas de contención en la segunda vuelta de la final del Top Race en Buenos Aires. Por la fuerza del impacto se desparramaron los neumáticos de contención en medio de la pista y por fortuna el incidente no fue mayor. El interrogante es, ¿habrá una sanción para el Coliseo porteño?. VIDEO


(EL DIARIO) Apenas había transcurrido un minuto y medio de los 60 a los que estaba pactada la final del Top Race V6 en el autódromo de Buenos Aires. El cerrado pelotón transitaba la primera vuelta cuando en forma sorpresiva y a gran velocidad salió violentamente de pista el auto de Diego Azar, cuando las máquinas estaban llegando a la Horquilla.

El vehículo cruzó toda la pista e impactó contra el extremo de un guard-rail, que estaba protegido por neumáticos. En el fuerte golpe, los neumáticos de protección volaron en distintas direcciones y muchos de ellos quedaron esparcidos en la pista. Afortunadamente ninguno de los automóviles que venían detrás de Azar impactaron contra esos inesperados obstáculos porque las consecuencias del accidente pudieron ser más graves.

Esta circunstancia dejó al descubierto una grave falla en las medidas de seguridad, una situación similar a la que se registró en aquel trágico accidente del 13 de noviembre de 2011 en el autódromo "Juan Manuel Fangio", que derivó en la muerte de Guido Falaschi y como consecuencia trajo una eventual "cadena perpetua" para la actividad deportiva en el trazado de "La Barrosa".



A la vista de las repercusiones que generó este incidente en la prensa especializada, salvo algunos casos puntuales, parece ser que "la Catedral" del automovilismo argentino tiene inmunidad para las críticas. Seguramente de haber ocurrido un episodio similar en cualquier trazado del interior la situación hubiera cambiado. Parece poco probable que los organismos de seguridad que regentean los trazados argentinos lleguen a adoptar alguna medida disciplinaria para con esta falla.

En resumen, por fortuna sólo fue un susto para Azar, que apenas recibió algunos golpes leves, aunque el auto quedó muy dañado y nadie "se comió" los neumáticos que aparecieron imprevistamente en pista. Es de esperar que la gente que conduce los destinos del "Hermanos Galvez" tome nota de esta falencia para evitar que se repita y no tengamos que hablar de episodios con otro desenlace.

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog