miércoles, 3 de mayo de 2017

Reparar el C3 de Kris Meeke cuesta 600.000 euros

Kris Meeke señaló que su accidente ha sido el más brusco de su carrera pero dice estar listo para regresar a la acción en Portugal.


(DIARIO MOTOR COMPETICIÓN) El paso de Citroën Racing por el Rally de Argentina sin duda nos dejó las dos imágenes más impactantes del fin de semana, al menos dentro del universo rally. De la primera ya hablamos: los descerebrados aficionados que casi se cargan la prueba sudamericana ya en el shakedown. La segunda, no fue otra que el doble vuelco que sufrió Kris Meeke que a muchos les hizo recordar y mucho a su padrino, Colin McRae.

Y es que era difícil no relacionar las imágenes después del primer vuelco de Meeke con las que muchos tenemos grabadas en la retina del Rally de Chipre de 2002, en el que Colin McRae volcaba y se lanzaba de nuevo al ataque con su Ford Focus WRC completamente maltrecho y en unas condiciones similares a las del C3 WRC del norirlandés este fin de semana.

El segundo, el sufrido durante la etapa del sábado fue algo más duro y peligroso. El propio Kris Meeke aseguraba a Autosport que se trataba posiblemente del más grande de su carrera deportiva. No fue un error grave. Apenas unos centímetros apartaron a la pareja de Citroën de la línea que estaban utilizando el resto de pilotos al volante de un WRC 2017. Sin embargo, la velocidad de la curva (a fondo hasta la mitad, punto en el que había que tocar ligeramente el pedal del freno) y la tendencia subviradora del C3 WRC le terminaron dirigiendo contra una roca, algo que le terminaría catapultando y llevándole a dar varias vueltas de campana, alguna de ellas alcanzando los dos metros de altura en alguna de ellas.

Como resultado, tanto Meeke como Nagle tuvieron que hacer una visita al hospital para el rutinario chequeo, más necesario aún cuando sumas dos vuelcos en un fin de semana, y el Citroën C3 WRC completamente destrozado. A pesar de que el equipo de Versalles se lo tomaba con humor, hablando de “lo que se siente dentro de una lavadora”, está claro que el norirlandés dejó un absoluto amasijo de metal y fibra tras su segundo percance, un amasijo que cuesta más de 600.000 euros y que seguro que no habrá ayudado al equipo de los dos chevrones que ahora deberá emplearse a fondo para tener listas cuatro unidades de cara al Rally de Portugal con todos sus repuestos.

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog