miércoles, 22 de noviembre de 2017

A 25 años de su muerte: El Toro Mouras, en el podio de los más grandes

Tres veces campeón de Turismo Carretera, protagonista esencial de una época dorada. Conmoción y mucho dolor ante su muerte en las instancias finales del campeonato de 1992.



(ESCRIBE CARLOS SAAVEDRA - FOTO HISTORIA TC) Se cumplen hoy 25 años de la muerte de uno de los corredores más grandes de la historia del automovilismo argentino. El 22 de noviembre de 1992, en el circuito semipermanente de Lobos, se mató Roberto Mouras.

Idolatrado por los hinchas de Chevrolet, admirado y respetado por rivales e hinchas de otras marcas, Mouras alcanzó una dimensión que incluso se potenció luego de su muerte y con el paso de los años.

Volaba arriba de su cupé azul y blanca Chevy Nº 9 en aquella final, ante una multitud inusitada de público en un domingo brillante, a pleno sol, urgido por descontar puntos a quien encabezaba aquel campeonato, que luego se lo llevaría, Oscar Aventín.

Domingo que ante lo inevitable, luego que a su Chevrolet se le reventó una cubierta delantera y fue a impactar de costado y en forma brutal contra un talud de tierra sobre la ruta 205 a poco de tomar la ruta 41, habitual medida de seguridad de la época, se tornó gris, oscuro, en el que un profundo silencio se apoderó de Lobos y del país deportivo ante el ídolo caído. Tremenda tragedia que un par de días más tarde, también cobró la vida de su acompañante Amadeo ‘Huevo’ González.

El ‘Príncipe de Carlos Casares’, el ‘Toro’, se fue a los 46 años cuando bregaba por el 4º título de campeón en TC, y primero con Chevrolet, la marca de sus amores, a la que regresó en 1986 luego de coronarse campeón con Dodge en 1983, 1984 y 1985. Con Chevrolet, con el recordado ‘7 de Oro’, también dejó una marca inolvidable al conquistar 6 victorias consecutivas en 1976, récord aún vigente en TC, la temporada en la que lidió con el poderoso equipo oficial Ford.


Para recordar al ídolo caído hace 25 años, hoy se vivirán dos momentos emotivos. Frente al monolito levantado en el lugar del accidente y más tarde en el cementerio de Carlos Casares.

Estará la dirigencia de la ACTC encabezada por Hugo Mazzacane quien fue uno de sus grandes amigos (le puso el nombre Roberto Mouras al autódromo platense que impulsó desde sus inicios) y el preparador Jorge Pedersoli (“fue como un hijo para mí”), supo reiterar su motorista y también entrañable amigo, quien una etapa elaboró los fierros junto con otro notable como Omar Wilke, fallecido hace unos años. Se sumarán pilotos, equipos, clubes de marcas y público, será a las 9 en Lobos y a las 11.30 en la ciudad del Toro.

Entradas populares

Buscar

Archivo del blog