El adiós al último mito inglés.




Murió Stirling Moss (90),expiloto que brilló en los inicios de la Fórmula 1 y supo ser 4 veces subcampeón de la Formula 1 detrás de Fangio."Murió como vivió, luciendo maravilloso. Simplemente se cansó al final y cerró sus hermosos ojos, eso fue todo", explicó su mujer, Susie Moss



Hoy, la Fórmula 1 se tiñe de luto. En medio del caos originado por el mil veces mencionado coronavirus, la categoría reina del automovilismo ha amanecido conmocionada por el fallecimiento de Sir Stirling Moss, a la edad de 90 años. Moss, que quizá sea el piloto sin títulos que más merecía llevarse un título mundial, llegó a ser cuatro veces subcampeón del mundo, y tercero tres veces, en el intervalo de siete años, entre 1955 y 1961. Sin duda, uno de los pilotos más talentosos de aquella época en la que los coches de Fórmula 1 podían definirse más que literalmente como ataudes con ruedas.






Stirling Moss con Lewis Hamilton en Silverstone antes del Gran Premio de Gran Bretaña en 2013 (Getty Images)



Un tesoro nacional cariñosamente conocido como "Mr. Motor Racing", Stirling tenía una afición por la aventura por la que llevó los autos al límite en distintas categorías y competencias. Era un piloto temerario y competitivo, y por lo regular imprudente.Esa actitud cobró un precio en su delgado cuerpo. Su carrera terminó pronto, a los 31 años, después de un espantoso choque que lo dejó en coma durante todo un mes en abril de 1962. “Si no tratas de ganar a toda costa, ¿qué demonios haces aquí?”, se dijo para si mismo.



Para cuando se retiró, Moss había conquistado 16 de las 66 carreras de la F1 en que participó y se creó una reputación como un piloto técnicamente perfecto y versátil.






Mike Hawthorn y Stirling Moss, en 1958



Moss fue un piloto ejemplar, y clara muestra de ello fue el Gran Premio de Portugal de 1958. En ese Gran Premio, celebrado en el circuito de Boavista, Mike Hawthorn y Stirling Moss luchaban por ser el primer piloto británico en alzarse con el título mundial. Hawthorn sufrió una salida de pista, y Moss salió a socorrerle. Los comisarios de pista también se acercaron, pero Moss les dijo que se fueran, para no ser descalificados por haber sido asistidos por los comisarios para retomar la carrera.



Hawthorn pudo subirse de nuevo a su Ferrari, y se alzó más tarde con la prueba. Sin embargo, fue descalificado, quedándose así sin los siete puntos. Moss, al enterarse de la noticia, fue a reclamar a los comisarios de pista, alegando que Hawthorn no había hecho nada malo. Finalmente, la sanción fue revocada, y el destino quiso que Hawthorn ganara el campeonato el mundo dos carreras después, con una ventaja de un punto sobre Moss. Ese día, Moss se ganó el sobrenombre de ‘campeón sin corona’. En 1962, un accidente en Goodwood dejó a Moss en coma durante un mes, y, tras ese accidente, jamás volvería a correr. El mejor piloto de la historia que jamás fue campeón del mundo.



MOSS EN POCAS PALABRAS:



"Un piloto de hoy, a mi juicio, puede contribuir al éxito de su auto en un margen no mayor del 10 por ciento; en la época de Fangio, el conductor tenia una influencia de casi un cincuenta por ciento.



"Es que aquel piloto tenía que preocuparse del estado de los frenos, de las gomas, del comportamiento del auto en cada curva. La sobrevirancia o la subvirancia tenían una importancia mayor como consecuencia de empleo de cubiertas angostas.




"Pienso que todo sería mejor hoy si se usaran cubiertas más finas. Con bandas de rodamiento más angostas, el piloto debe ser mucho más cuidadoso en el manejo porque el coche se transforma en un aparato muy nervioso. Más dificil de conducir. En tren de elegir, me inclinaría por ruedas traseras que fueran la mitad de lo que ahora se usa.




"La diferencia lo establezco entre los pilotos nacidos para maneiar y los que se hicieron pilotos aprendiendo. Yo fui un poco de cada caso; entre los hombres nacidos para correr figuran Fangio y Jin Clark, con este agregado. Tengo la impresión de que Fangjo llegó a ser una máquina de correr. Un poco lo que fue (Niki) Lauda mas tarde, pero con una diferencia: Lauda era una máquina sin corazón y Fangio era una máquina con corazón. Fangio era un hombre que sentía el auto de carrera como una cosa natural y cuando se transformó en un piloto tan preciso que era virtualmente una máquina de correr, nunca perdía el 'feeling' por el auto que manejaba.




"Fangio era muy correcto Y terriblemente veloz; creo que yo podía ser más veloz que él en un coche Sport, pero nadie ir tan rápido como Fangio en un F1 y especialmente en curvas veloces, que son las más difíciles. Intimamente, creo que a Fangio no le gustaban los coches sport, como tampoco le gustaban a Clark. Para mi, que las ruedas estuvieran cubiertas por guardabarros o quedaran al aire era lo mismo. 



"Me parece que para Fangio no era asi. 'Tony Brooks era para mi el mejor piloto entre los que siempre fueron poco conocidos. No era Fangio, pero era muy superior a Graham Hill, a Brabham y acaso diría que como Clark. Otro que me gustaba mucho era Jean Behra, un peleador; pero-repito nadie como Brooks, si exceptúo a Fangio."

Publicar un comentario

0 Comentarios