Se cumplen 50 años del debut europeo de Carlos Reutemann con el equipo del ACA en Fórmula 2




En el día de su cumpleaños, el Lole puso proa en el circuito de Hockenheim junto con Benedicto Caldarella como pilotos de un ambicioso equipo que impulsó el Automovil Club  Argentino para competir contra los mejores pilotos del mundo en el campeonato mundial de Fórmula 2. Sorprendió a propios y extraños al pelearle el triunfo a Jochen Rindt, referente de esos años.



Carlos Reutemann cumple hoy 78 años y este nuevo siglo lo encuentra como un gran deportista, luego devenido en diputado, gobernador y senador, que corrió con los mejores equipos de la época en la Fórmula 1, ganador de 14 carreras (12 puntuables) y un sobreviviente de un tiempo en una década que se mataron 10 pilotos.



El 12 de Abril de 1970 Reutemann cumplía 28 años. Debutaba en el Campeonato Europeo de Fórmula 2 integrando el equipo del ACA. Equipo que tenía a Benedicto Hugo Caldarella como compañero, la dirección de don Héctor Staffa, los mecánicos argentinos eran Quaglia y Pilotto y los autos Brabham BT 30/F2. Era el inicio de otro capítulo de su carrera deportiva, que en Argentina se destacó hasta entonces en Turismo Mejorado, TC y haciendo especial incapíe en la Fórmula 1 Mecánica Argentina ya que su meta era competir en el viejo continente.






Un detalle que destaca el periodista Daría Coronel del archivo del ACA: El camión del equipo ACA-SEPAC y uno de los Brabham BT 30. Nótese el "visite Argentina" en cinco idiomas: español, italiano, inglés, francés y alemán.



Aquel 12 de abril de 1970 en Hockenheim, fue escenario del Memorial Jim Clark, una carrera que, honraba la memoria del piloto escocés, muerto dos años antes en ese mismo circuito alemán. El santafesino partió desde el sexto lugar con el interés de ubicarse detrás de Rindt, lo cual cumplió a la perfección al cabo del primer sector de la pista alemana. El pelotón se apresuraba cuanto podía en el corto tramo de recta que venía del Fondo. Se tocaban los coches de Reutemann y Jochen Rindt. En díalogo con Alfredo Parga -que rememora en el libro "Los días de Reumtemann"- Carlos recuerda:



"Aquel roce fue pura y exclusivamente porque el organizador no nos dejaba dar una vuelta preliminar. No podíamos reconocer el lugar; habíamos ido directamente a la largada. Bajaban la bandera y llegábamos por primera vez y todos juntos, a la frenada de la horquilla por la que

se entraba al autódromo propiamente dicho.



"Por afuera venían Rindt, (Clay) Regazzoni, (Francois) Cevert e (Tetsu) Ikuzawa. Por adentro, Rindt y yo a la cola. A unos 150 metros del viraje hacia la derecha, se pasaba sobre un desnivel del pavimento emparchado a última hora. A 100 metros comenzaba el frenaje.



"Cuando pisé el freno, noté que el auto no tenía adherencia porque en ese sector había llovido hacia un rato. Sobre el piso húmedo, se ponía de costado y al tocarlo a Rindt, vi que su Lotus estaba muy atravesado en la pista.



"Siempre me quedará la duda si él se salió de la pista por mi culpa, O por su propio impulso. Creo que aquél  era un toque casi natural para la categoría;  nada más que por las circunstancias muy especiales, se hablaría bastante de más. Rindt era un señor piloto, reconocido internacionalmente. Uno de los favoritos de mucha gente. Yo venía a ser un perfecto desconocido.



"¿Qué clase de argumentos se podían manejar frente a tanta diferencia de antecedentes? De cualquier modo, independientemente de aquel mal momento en mi estreno, yo iba a comprender poco después que Rindt era un  tipo que iba de frene.



"Aquel mismo año tenía oportunidad de comer con él y con mi amigo Alex Soler Roig, en Spá (Bélgica). Entonces me contaba que a los dos años de su debut, en el viejo circuito de Clermont Ferrand, él había tocado a Chris Amon, sacándolo de la pista y de la carrera, justamente cuando Arnon marchaba primero. Entre ellos la cosa terminaría con un apretón de manos.



"Nuestra comida de aquel dia, en Spa -en la que los dos hombres recordaban el toque del 12 de abril, en Hockenheim-, también terminaba con otro apretón de manos. Un gran tipo "






Reutemann llega primero a una de las chicanas. Foto Corsa



Reutemann se recuperó, volvió a la carrera y se mantuvo con su habitual ritmo veloz, consiguiendo avanzar desde el 14º puesto y llegar noveno en la serie, en la misma vuelta del vencedor, el japonés Tetsu Ikuzawa. Luego para la segunda, largó sin problemas la segunda serie y punteó durante siete vueltas. Un problema en la caja y un trompo sobre el final, lo relegaron al 9° puesto final en ese parcial. Quedó 8° en la suma de tiempos, que le entregó a Regazzoni la primera victoria en su camino al título de campeón.



El equipo de A.C.A. se presentaba en Europa demostrando que no iba solamente a participar…

Publicar un comentario

0 Comentarios