El DTM seguirá vivo en 2021 confirmando que el campeonato adoptará los GT

Gerard Berger confirmò un cambio radical, casi como un volantazo: los autos mutaran de los Turismos a los GT; además, la responsabilidad de la participación recaerá en equipos privados –aunque las fábricas puedan estar detrás–.

(SOY MOTOR. ES)El DTM seguirá vivo en 2021, aunque no de la misma forma en que lo conocemos actualmente. Audi y BMW han decidido seguir apoyando a las series, aunque no serán los coches que compiten ahora mismo los que serán protagonista, sino que finalmente se hará el tan cacareado cambio a los GT’s, los cuales serán controlados por equipos privados (ROWE o ABT podrían ser dos interesados), permitiéndose aun así cierto apoyo por parte de los fabricantes.

Este espectacular cambio de dirección era algo necesario e imprescindible. Tras la marcha de Mercedes, que ya no corrió el pasado año; el fugaz paso de Aston Martin y el anuncio de Audi de abandonar el campeonato a finales de esta temporada, era evidente que no se podía seguir en esta línea. Sus costes eran excesivos para un campeonato que, pese a ser considerado por la afición europea, se había convertido en excesivamente costoso para las marcas porque esencialemte se trataba de un campeonato alemán.

Berger se siente satisfecho porque el nuevo formato, reservado a coches GT, ha obtenido el beneplácito de Audi y BMW.  Y deja abierta la puerta a la presencia de otras marcas en la categoría. En cualquier caso será muy diferente a otros certámentes de GT de evidente éxito porque en este caso se tratará de un campeonato absolutamente dedicado a pilotos profesionales y carreras sprint.

"Durante los últimos meses hemos estado discutiendo varias opciones estratégicas para el futuro del DTM. Se ha tratado de negociaciones complejas, pero en los últimos días hemos tenido conversaciones muy constructivas con Audi y BMW. El acuerdo con ambos fabricantes me permite asumir toda la responsabilidad del futuro de una serie de carreras en la que se utilizarán inicialmente coches GT", anunció Gerhard Berger.

Será el expiloto de F1, a través de su sociedad BMS, quien asumirá el riesgo financiero de la organización ya que Audi y BMW abandonarán el ITR –el promotor del DTM– al acabar la temporada. Pero Berger está convencido de que la continuidad no peligra. De hecho este año ya hay algún equipo privado, como WRT, involucrado.

"El hecho de que Audi y BMW apoyen un escenario de continuidad, aunque con otras reglas, es una gran noticia para todos los empleados y aficionados de los deportes de motor. En el futuro, ya no serán las fábricas sino equipos privados profesionales independientes los que competirán por las victorias en la plataforma. Para mí era importante que ambos fabricantes se comprometieran con este concepto, para que los modelos GT de estas marcas también conduzcan aquí. Tengo su promesa", dijo Berger.

Berger sabe que su proyecto pasa por la implicación de las marcas, que estén detrás de los equipos, les cedan los coches o les apoyen en la búsqueda de patrocinadores. Y también por conseguir que otras marcas se impliquen, como lo hacen en otros campeonatos GT. Si ello no es así, la supervivencia del DTM seguirá en entredicho.

De momento existe la intención, la voluntad de trabajar, pero quedan muchas cosas que poner en pie: la plataforma mediática, un calendario o encontrar los equipos en un ambiente financiero que no parece el más idóneo. La elección de los GT3 era en este contexto obligada. Hay muchos equipos que conocen los coches y muchas marcas, así que hay una base sólida de la categoría, que Berger intentará atraer a su esfera.



Publicar un comentario

0 Comentarios