El recuerdo a Tati Angelini

Cuesta asumir la ausencia de un chico querible, dispuesto y solidario. Hace dos años, nos dejaba Juan Marcos Angelini, un talento de la nueva generación teceista, fallecía trágicamente cuando tripulaba su avión cerca de Carreras, su pueblo natal, en la provincia de Santa Fe.

(ESCRIBE LUIS ORLANDO SANCHEZ) Con la fuerza y energía de su edad, con muchos sueños y metas por cumplir, dos años atrás se iba en su tierra, el querido “Tati” Angelini con solo 31 años.

El pibe de Carreras, cobijado por el equipo tandilense UR Racing, donde Daniel y "Nico" Uranga, Pablo Romera, Javier Conforti  y el grupo de Villa Italia, lo habían contenido con afecto y cariño en esa estructura familiar.

Un chico sencillo y entrañable, con una particular calidez y simpatía.  Con su equipo, colaboró años atrás, en la muestra y exhibición de autos de Turismo Carretera, que tuvo lugar en la zona del Parque Independencia de Tandil, a beneficio del Hospital de Niños de la ciudad serrana.

Dos años atrás, el domingo 23 de Septiembre, Juan Marcos Angelini dejaba la vida terrenal en un lugar y con un medio que le apasionaba, la aviación, la que practicaba desde muy chico.

Sus comienzos en el automovilismo fueron en el Karting, corriendo posteriormente en la Fórmula Renault y TC Pista en 2006 con Dodge.


En el 2008 debutó en la máxima y su primera victoria llegó en 2011, en el mítico autódromo de Rafaela con una Dodge de la escuadra de Uranga y Romera, con quienes siguió vinculado hasta su muerte. Habían conformado una amistad, más allá de la relación profesional.

El 2018, lo había comenzado como uno de los candidatos a pelear por la corona. Angelini se había convertido en uno de los referentes de Dodge. "Tati" había desarrollado 169 competencias en el Turismo Carretera con dos “poles”, diez victorias en series, tres triunfos en finales, doce récord de vuelta y siete podios.

El recuerdo permanente a Juan Marcos Angelini. Se te extraña, Tati, Hoy no será un día igual para tu gente y tus amigos, como para todo el pueblo teceista que no se olvida de tu rico interior, de tu sonrisa y calidez.



Publicar un comentario

0 Comentarios