Embargo judicial a Emerson Fittipaldi por deudas en Brasil

El ex piloto brasileño enfrenta 150 causas jurídicas a causa de la acumulación de múltiples compromisos sin saldar.

Según Folha de Sao Paulo, Emerson ha acumulado casi 150 causas jurídicas promovidas por diversos acreedores, tanto bancos como exempleados e incluso proveedores. Son 145, para ser exactos. El total de las sumas demandadas superaría los 55 millones de reales (8,5 millones de euros).

La reclamación más importante sería la del Banco Safra por un préstamo a un concesionario de automóviles, del que Emerson era socio y avaló personalmente la operación. Además acusa a Fittipaldi de intentar ocultar sus activos. Según los abogados del banco, tendría una vida muy rica y cómoda en Estados Unidos, aunque tenía enormes deudas en Brasil.

El propio ex piloto negó los cargos a través de sus abogados y dijo que se encontraba en una situación financiera "deplorable". El brasileño tuvo mucho éxito en las pistas, pero lejos de ellas, no tanto.

Fittipaldi ya tuvo serios problemas con acreedores en el pasado. Inicialmente, con los costes del sueño del equipo brasileño de Fórmula 1 −Copersucar primero y Fittipaldi después− que intentó llevar a cabo con su hermano Wilson. La situación económica le llevó a volver a tomar el casco y comenzar a correr en Estados Unidos para hacer frente a sus obligaciones. Más adelante lo tuvo con unas plantaciones de naranjos en Brasil −para promocionar su marca rompió la tradición de la Indy500 y brindó por su victoria con zumo de naranja- que resultaron una mala inversión.

Varias de sus empresas, e incluso plantaciones de naranjos, fueron amenazadas con el cierre. Para cubrir los costos, el tribunal confiscó los trofeos de Fittipaldi y los autos de carreras anteriores. Entre ellos estaba el modelo con el que Fittipaldi ganó la mítica Indy500 en 1989.

Fittipaldi parecía ser capaz de resolver los problemas, e incluso su coche legendario, el John Player Special-Lotus de 1972, escapó de la subasta. Sin embargo, el brasileño de 73 años parece afrontar nuevos retos.



Publicar un comentario

0 Comentarios