Guardia: "Estamos destruídos".

Con bronca, amargura, dolor, y muchos sentimientos negativos que no se pueden explicar, Juan Manuel Guardia se vuelve con el auto todo destruido sin siquiera haber competido en una de las carreras del TCP Mouras. "Anímicamente no quiero saber nada con el automovilismo ni con nada"

(FOTOS REDES SOCIALES J.M. GUARDIA) Una mezcla de impotencia, bronca y dolor lo que siente Juan Manuel Guardia y es entendible. Tanto esfuerzo para armar ese auto y ver que se destruya por una maniobra que quizás se podría haber evitado. Pero las circunstancias fueron tan rápidas que no hubo tiempo a nada, menos para los pilotos. Se golpeó junto a Eddy Mion, Rodrigo González, Ignacio Viggiani, Carlos Echave y Axel Oliver en la segunda tanda de entrenamientos en el TC Pista Mouras. Por fortuna, el marplatense solo siente una leve molestia en una de sus pies. Por suerte, ya que el impacto fue en el lateral derecho de su Torino: el del acompañante.

En un contacto con el programa radial Autorama, Juan Manuel trazó una crónica de su regreso al TCPM hasta el momento del desenlace: "Estamos con una tristeza enorme. Teníamos una herramienta espectacular del equipo Bruno Motorsport de Claudio Bisceglia. Salíamos a la primera tanda, empezamos de cero. Primero acomodé los frenos, hasta ahí estaba todo bien y justo cuando estábamos entrando a la vuelta nos quedamos sin nafta. Así que apuntamos a la segunda tanda.  Mirando la telemetría estábamos bien posicionados, con tiempos de punta, con buena velocidad final. Teníamos un auto que no se si para ganar, pero sí para estar entre los primeros cinco seguro".

"Lamentablemente se le rompe la manguera del radiador de aceite a Agustín, atrás venía un Ford y yo venía tercero. Cuando entró el Ford agarró el aceite y yo que venía detrás también agarré el aceite. Cuando me voy despistando hago un medio trompo y le pego con el costado del lado del acompañante y le pego a la trompa del Ford. Y bueno, se rompió todo el auto. El auto no sirve más, se quebró la jaula. Así que acá estamos, volviendo muy tristes".

Ya en boxes, se ve en detalle la fuerza del impacto ya que hundió los caños del lateral derecho de su Torino
(Foto Sergio Tenaglia)

La mayoría de los pilotos indicaron que no podía ser que en un día viernes de entrenamiento y con tantos autos en pista se girara sin el sistema LISSO dentro de los vehículos, vulgarmente conocido banderillero electrónico. Sin mencionarlo por respeto, Juan deja entrever que hubo una falla grave para la seguridad de los pilotos.

 "Hay algunas cositas que no me gustaron y no voy a hablar nada, pero son cosas que tienen que ver en cuanto a la seguridad. Yo ahora la puedo estar contando, pero la seguridad en el autódromo ha fallado ¿Por qué el primer auto que se fue esta bien que rompió no?, el segundo que rompió está bien. Pero el tercero fui yo y todos los cinco autos que venían detrás se fueron los cinco. Entonces hubo una falla de seguridad porque no se pueden ir los cinco autos. Porque si hay un auto tirado en pista, tenemos que estar enterados los otros de que hay que levantar, o que hay aceite en el primer curvón y venís a más de 200 Km/h.  Lamentablemente yo me vengo con el auto todo roto, que no sirve más por culpa de la seguridad. Pero no quiero decir nada más porque a mí siempre me ha ayudado la Comisión a que yo pueda ir a correr, siempre me recibieron con las puertas abiertas. Pero no estamos de acuerdo varios pilotos con el tema de la seguridad, con algo que es elemental a la hora de correr y no estaba".

En tres imágenes se aprecia la magnitud del golpe: se torció tren delantero, se hundió motor y se quebró la jaula del lado del conductor. Según el piloto, el auto no sirve más.

Hacía un poco más de cuatro años que Juan Manuel Guardia no competía en la categoría escuela de la ACTC. Categoría en la que compitió con discreta regularidad pero que le dio resultados memorables como un triunfo en su segundo año, casi siempre bajo el ala de Claudio Bisceglia. Este año, con muchísimo sacrificio y esfuerzo habían trabajo en poner en condiciones el Torino de su propiedad, esfuerzo que se vio duplicado por la inactividad generada por la pandemia por el Covid-19 y la actual crisis económica que esta propició. 

"Estamos con toda la familia, todos los chicos, con Julito Barleta, el negrito Raposo y mi viejo todos destruidos. Hace casi un año y medio que mi Viejo está armando el auto, gastando un fangote de guita, Claudio Bisceglia armando el auto. Habíamos armado el motor, habíamos armado todo. Me ayudaron mis sponsors, que son los mismos de siempre para que yo venga a correr y venirnos con el auto roto y las manos vacías…Anímicamente no quiero saber nada con el automovilismo ni con nada. Más adelante vamos a ver que hacemos, pero la realidad es que no quiero saber nada con el automovilismo" 

Lo que duele es que se hayan roto las ilusiones. Probablemente, cuando se relaje y pueda descansar, se iniciará la tarea de la reconstrucción de ese auto. Hay tanta gente que los va a seguir acompañando para que ello suceda y que Juan Manuel pueda estar en las pistas. Lo más importante es que Guardia no tiene ningún daño físico, solamente en un pie lo que le arrojó ese golpe muy grande.

El piloto cree que el auto no sirve más. Ojalá que cuando lo evalúen el perjuicio no sea para tanto.



Publicar un comentario

0 Comentarios