El milagro de Bahréin

Romain Grosjean, el piloto de Haas F1, sufrió un gravísimo accidente en la primera vuelta del Gran Premio de la Fórmula 1 en Bahrein. El coche del piloto ha acabado en llamas dejando pocas opciones a que el piloto suizo pudiera salir sano y salvo del coche en cubierto de fuego.

El Gran Premio del país del Golfo Pérsico comenzó de la peor manera: el piloto de Haas se cruzó por delante de Daniil Kvyat, posiblemente tratando de esquivar a su compañero Kevin Magnussen, en la segunda recta del trazado de Sakhir, y el impacto con el AlphaTauri le catapultó hacia una zona donde sólo había guardarraíles. El choque partió su Haas en dos y provocó una explosión. 

La calma recién volvió cuando se vio salir caminando por sus propios medios al piloto, conmocionado, en una escena que parece milagrosa tras ver el estado en el que quedaron los restos del auto que conducía y aquel guardrail, que se abrió y pudo ser un arma mortal para el hombre de la escudería estadounidense.

Alan van der Merwe, el conductor del automóvil médico en la carrera, también atribuyó a los sistemas de seguridad entrelazados salvar la vida de Grosjean: "Nunca habíamos visto tanto fuego. En 12 años, nunca había visto tanto fuego en un impacto como ese … [Grosjean’s survival] Solo sirve para mostrar todos los sistemas que hemos desarrollado, todo funcionó de la mano: El Halo, las barreras, los cinturones de seguridad, todo funcionó como debería. Sin solo una de esas cosas, podría haber sido un resultado muy diferente".

El GP se interrumpió con bandera roja durante más de una hora. En ese lapso,  Lewis Hamilton, , dejó un mensaje a través de las redes sociales. “Estoy muy agradecido de que Romain lo esté haciendo bien. Para los que olvidan que arriesgamos la vida por este deporte que tanto amamos, el riesgo que corremos no es un juego. Estoy muy agradecido por los enormes avances que ha logrado la FIA y que le han permitido a Romain salir de allí sano y salvo ”, dijo el siete veces campeón mundial y líder. 

Partido al medio. Según la telemetría, Grosjean iba a 221 km/h.
La fuerza de la deceleración por el impacto fue de 56 G

Más tarde cuando se reanudó, el inglés triunfó en ese accidentado GP siendo  la decimoprimera victoria de la temporada y la 95º de su carrera deportiva, con lo que mantiene de forma intratable su dominio en un campeonato que ya se había asegurado en Turquía.


Publicar un comentario

0 Comentarios