Espil y Madina brillaron en Dolores

La Monomarca del Salado puso en marcha el segundo capítulo (y último del año) en la cual se vieron entretenidas carreras al mediodía y tarde del domingo en el trazado dolorense.

(FOTO MIGUEL ANGEL) El autódromo ubicado a la vera de la Autovía 2 y frente a la Ciudad de Dolores fue el escenario para las 19 máquinas que se dieron cita para la segunda fecha de la Monomarca del salado. Día de agradable temperatura le puso color a una jornada cerrada al público por la actual pandemia mundíal.

En lo estrictamente deportivo, Facundo Espil ganó en la manga de invitados tras el recargo de Juan Carlos Godio, que en pista vió primero la bandera a cuadros. El motivo de la penalización fue que Godio se adelantó en la partida y se lo comunicaron en el parque cerrado una vez finalizada la competencia. El piloto de Castelli disconforme con la sanción decidió retirar el auto y no ser parte de la segunda carrera.

Espil logró la pole position, pero por la exclusión de la fecha pasada y por reglamento debió largar desde el fondo de la grilla. En 14 vueltas superó 17 autos para finalizar como escolta de Godio y luego fue declarado como ganador. El piloto local compartió el podio con Miguel Ángel Cangelaro y Martín Etchegoyen. Esta carrer se vió interrumpida por el vuelco de Ariel Aranciaga, que afortunadamente no tuvo daños de consideración.

En la competencia complementaria, sobresalió la dupla Madina-Fernández, alzándose con la victoria en el trazado de la autovía 2. Segundo fue Martín Etchegoyen y tercero David Garrido. Además,  Etchegoyen logró el mejor puntaje para quedarse con el "mini campeonato" 2020 de la especialidad.

El próximo compromiso de la categoría será el año venidero. Recordamos que la categoría plantea 11 fechas para este ‘especial’ certamen, dos en 2020 y nueve en 2021.


Publicar un comentario

0 Comentarios