Jorge Cupeiro y una triste despedida

Falleció este domingo a los 83 años. El Gallego fue una gloria del deporte que compitió en el TC con el Chevytú, participó de la Misión Argentina a Nürburgring y ganó 3 veces las 500 Millas Argentinas.

Jorge Cupeiro. un nombre y apellido que acompañó a muchas generaciones. Muchos que lograron ser corredores por sus hazañas en cualquier tipo de circuito, que se forjó ídolo pero que siempre se manejó con la humildad de ser uno más y de tratarte de igual a igual. Un exquisito del volante que sabía lo que es andar rápido con autos de Turismo, Sport Propotipo y de Fórmula Uno Mecánica Nacional. 

Ganó 3 veces las 500 Millas Argentinas en el Ovalo de Rafaela con un chasis Trueno Sprint de la década del ´70, motor Chevrolet. Hace unos años, posiblemente 2010, se presentó ese mismo auto restaurado en la Fiesta del automovilismo en el verano de aquel año y quedó en exhibición por unos meses. Charlando me contó que en esas 500 millas alcanzaba una velocidad promedio de 270 Km/h y que corrían sin cinturones toda la carrera. Me dejó helado.

Cupeiro siempre concurrió a los actos protocolores que organizó la Fundación del Museo Fangio. a veces venía con su yerno, el conocido Angel "Baby" Etchecopar.

Y más acá en el tiempo tuvimos la suerte de tenerlo como huésped de honor en la edición 27 de la Fiesta. Se le rindió tributo por su trayectoria deportiva y se re encontró con Juan María Traverso, Aldo Bellavigna, Cacho Fangio, Oscar Castellano, Héctor Titín Fiorda, Tulio Crespi...y también con la  Torino 380w Nro 3 de Nürburgring. Cupeiro se sentó, tomó la posta y dio algunas vueltas alrededor de la Plaza Libertad reencontrándose por unos minutos con ese auto y quizás como flashbacks las vivencias de esa Misión que los aunó en aquel Agosto de 1969.

Podría seguir hablándole muchísimas cosas de Jorge Cupeiro, muchas que intuyo que me dirá que dejé afuera y con justa razón. ¿Pero sabe que pasa? Ahora en este momento se están redactando muchísimas notas y varias de ellas de tono necrológico enumerando sus más hazañas deportivas con una tónica de casette y copypaste. Digamos que encontré como rebeldía darle un toque de humanidad a esta nota y de paso recordar con calidez aquel piloto que se convirtió en ídolo, que fue apadrinado con José Froilán Gonzalez y que juntos cultivaron con el tiempo un vínculo afectivo que no supo de fronteras. 

Jorge Cupeiro. Un piloto que compitió a más de 250 Km/h durante casi 25 años en una época que este deporte los accidentes mortales eran habituales o bien dejaban secuelas muy profundas. Pudo lograr disfrutar de la vejez con sus hijas y sus nietos. Es también una buena manera de ganarle a la muerte sin dudas.

Premios Juan Manuel Bordeu a los campeones del zonal 2018. En la ocasión le entregó la estatuilla a Ricardo Barqui Soteris, monarca 2017 del TC del Sudeste


Publicar un comentario

0 Comentarios