El DTM pretende ser la categoría GT3 más rápida del mundo

El Turismo alemán cambiará el costoso y fabuloso reglamento Clase 1 para convertirse en una categoría más de GT3 y comenzar una nueva era en 2021.

La primera sesión de pretemporada del DTM en Hockenheim arrojó como mejor tiempo 1:36.590, registrado por Maximilian Götz en su Mercedes-AMG GT3. Tal crono resultó 2.603 segundos más rápido que el realizado en el ADAC GT Master el año pasado en el mismo circuito. Este fenómeno tiene una explicación, además de la introducción de los neumáticos Michelin, y es que la empresa AVL, encargada de instaurar el BoP en el DTM, persigue el máximo rendimiento de los coches, entre 560 y 600 caballos de potencia, cifra que no contempla otra categoría de GT3.

Michael Resl, director de tecnología del DTM, aspira que la categoría tenga los coches GT3 más rápidos en el deporte motor y todo apunta a que será así tanto por su formato sprint como por el plan de desarrollo que adoptarán los involucrados. Ciertamente un GT3 está muy lejos del rendimiento que mostraron los coches Clase 1, los DTM del año pasado, el registro de Götz fue más lento que la pole de René Rast por 8.253 segundos, pero no hay comparación posible porque el GT3 utiliza especificaciones de fábrica y el Clase 1 era un prototipo con un motor y una aerodinámica muy exclusiva.

"El DTM apunta a ser la serie GT3 más rápida. Nuestro Balance de Desempeño (BoP) está diseñado para hacer que los coches tengan el mayor rendimiento posible para que puedan mostrar su clase. El objetivo es sondear el máximo rendimiento porque no esperamos que los coches sean más lentos. Preferiríamos no tener restricciones ni BoP en absoluto, pero nos interesa que los coches estén lo más juntos posible" declaró Resl.

El hecho de que en la actual parrilla del DTM no esté presente un Porsche 911 GT3 R, cuya potencia se ubica en 520 caballos, ha facilitado que el Balance de Desempeño se aproxime al límite máximo que puede alcanzar cada coche, así lo está aplicando AVL e inclusive la empresa utiliza el software de alta tecnología VSM Race para investigar cómo elevar aún más el rendimiento. Ahora mismo el Audi R8 LMS Evo no tiene restricciones y está próximo a un nivel de 600 caballos, en tanto el Mercedes-AMG GT3, aunque está limitado, está casi en su tope. La idea es que AVL recopile la mayor cantidad de información para emparejar a los coches pero en el nivel más elevado posible.

Publicar un comentario

0 Comentarios