miércoles, 11 de febrero de 2009

TODO EL MUNDO HABLA DE EL

Sin hacer Karting y sin siquiera pasar por los monopostos,Agustin Canapino sigheu dando que hablar.En su corta experiencia en el automovilismo deportivo,el hijo de Alberto Canapinmo logró brillar en la Copa Megane logrando el título de esa categoria,Ganar y ser campeon de TC Pista,Brillar en el Top Race y hacer su debut en el TC estando entre los de adelante.Todavia e pibe Canapino sigue dando que hablar.
Carlos Saveedra escribío una muy linda nota en el diario EL DIA sobre el muchacho de Arrecifes y descacó varias cosas sobre su carrera deportiva.A continuacion,la nota anteriormente mencionada:
Casi inmutable Agustín Canapino, como si se tratara de uno al que la experiencia no le es escasa. Mas allá que, quizá por estas horas entienda y valore lo vivido en su primer e inolvidable fin de semana de debut absoluto en el Turismo Carretera, que abrió la temporada con la victoria para Lionel Ugalde, el 2º puesto de Matías Rossi y la primera visita al podio, en el 3º escalón, algo inédito, de Agustín. El hijo de Alberto (¿o ya deberá dejarse de lado ese mote?), a los 19 años se codeó mano a mano con "estos monstruos", como consideró a las figuras de la categoría, con las que se midió sin que le temblara el pulso. Empezó con el 2º tiempo clasificatorio, ganó la 2ª serie y en la final, para capturar el 3º lugar, concretó la maniobra mas brillante del domingo, cuando lo pasó nada menos que a Guillermo Ortelli, el quíntuple.Agustín, a los 19 años, ha llegado a los primeros planos del automovilismo argentino.
En apenas 3 años, pasó de la computadora a un auto de la categoría mas popular de La Argentina. Sólo con las escalas previas de la Copa Megane y TC Pista, donde se fue con el título abajo del brazo de ambas, y también en el Top Race donde sorprendió. No atravesó los pasos previos que suelen recomendarse para las jóvenes promesas; para Canapino hijo no hubo karting ni Fórmula Renault. "A mi me encantan los autos desde chico, y le decía a mi padre que quería correr, pero no me daba bolilla; fui a las carreras desde chiquito acompañándolo a mi papá, hasta que por fin pude convencerlo medio a regañadientes y arranqué en la Megane", contó a DIARIO POPULAR.Ha quedado reflejado que, a esa receta tradicional que deben aplicar los pibes que apuntan a crecer en el automovilismo, la computación también ha pasado a ser una herramienta válida. Refresquemos la preparación a la que fue sometido durante 12 años por parte de McLaren, el mismísimo campeón de F-1, Lewis Hamilton.
El simulador se convirtió en el mejor amigo del moreno, y después empezó a demostrar sus dotes en las fórmulas menores, hasta explotar y convertirse en la extraordinaria figura actual y futura. Ahora veamos, y sin ánimo de establecer comparaciones que, desde ya, suenan tan remotas. Canapino, también puede decirse que es un producto del simulador, donde ante la el "no" del padre para correr, se conformó "corriendo" en todos los circuitos y con distinto tipos de autos. Las horas frente a la computadora, le sirvieron como base de apoyo para una vez, arriba de un coche de verdad, pudiera demostrar sus condiciones que no dejan de sorprender.
SUMAR EXPERIENCIA
Bastante introvertido y no demasiado expresivo, como su padre, Agustín ha ido descubriendo su enorme potencial (para algunos, hasta insospechado). Y apoyado en la invalorable presencia de Alberto a su lado y en autos de primera calidad, como el Chevrolet del HAZ del año pasado en TC Pista, y la Chevy del Dole Racing que empezó a manejar en Mar de Ajó, ha generado esta repercusión. "La verdad, no entiendo nada, no me lo esperaba", reconoció luego de la extraordinaria actuación. "¿Si pienso en ganar en el TC?, claro, siempre pienso eso, pero la prioridad ahora en sumar experiencia".Ya quedó claro, ha roto Canapino el prejuicio de "ser hijo de"; "eso no me interesa, ni tampoco le doy importancia a las críticas; lo único que me interesa es hacer las cosas lo mejor posible y devolverle algo a todos los que creyeron en mí, en especial a mi padre por todo lo que me da; ¿que significa el para mí, es como tener un libro al lado". Buen hijo, Agustín, ya lo perdonó a Alberto porque no quería dejarlo correr.

Entradas populares

Buscar

Archivos