martes, 16 de marzo de 2010

Pechito López: "Si lo que encaremos es serio estamos dispuestos a construir un nuevo proyecto""

El piloto cordobés José María López aseguró hoy que no piensa bajar los brazos y va a intentar cumplir su sueño de correr en la Fórmula Uno, tras su frustrada llegada para esta temporada. "No es la primera vez que recibo estos golpes"afirmó.

José María López manifestó hoy que seguirá corriendo y que lo más probable es que sea en el país, aunque dejó una puerta abierta con la posibilidad de ser tester de un equipo de Fórmula Uno.

"Yo soy feliz cuando estoy arriba de un auto de carreras. Quiero recuperar esa confianza que tenía a fin de año", manifestó "Pechito".
"No vi nada del GP de Bahrein. El sábado porque probé el Honda de TC 2000 en el Cabalén y el domingo acompañé a mi papá", destacó López sobre la nueva Fórmula 1, que arrancó anteayer.
Sobre la posibilidad de correr en el WTCC, el cordobés dijo: "Es una propuesta por un par de carreras este año con alguna posibilidad para el año que viene. Para correr en autos de Turismo me quedo en la Argentina, nosotros con el TC 2000 tenemos un excelente nivel, similar al del WTCC".

"Si me quedo en el país será para correr en tres categorías, como lo hice el año pasado, y trataré de que empiece lo antes posible porque no quiero participar de las últimas", dijo el corredor.

"Ya hablé con la gente del HAZ para correr en el TC, también Cristian Avila quiere que esté en uno de sus autos en el TRV6. Con Víctor (Rosso) ya quedamos en que voy a estar arriba de un Honda en el TC 2000", agregó.

En tanto, Felipe Mc Gough, sindicado como uno de los responsables en el intento frustrado de López de llegar a la F-1, expresó: "Este proyecto no fue una caja vacía porque si lo miramos así la FIA también pecó de ingenua. Indudablemente, algún error cometimos, por ahí pecamos de creer demasiado en las cosas como estaban planteadas".

"Era muy difícil entender dónde estaba el problema. El único que tenía la llave era Peter Windsor, en todo lo que hicimos fuimos tomando precauciones. No pagamos nada hasta hablar con (Bernie) Eclestone, nos dijo que pagáramos lo mínimo que pudiéramos y que fuéramos tomando todos los recaudos", amplió.

Más adelante remarcó: "Nuestro único objetivo era el de poner un piloto argentino en la Fórmula Uno"

Otro que habló fue Víctor Rosso, director del equipo Petrobras de TC 2000 y uno de los máximos fogoneros en el proyecto de llevar a "Pechito" a la F-1: "Fallamos en la confianza".

"José María es como si fuera mi hijo, no me cabe ninguna duda de que es el piloto más talentoso después de Carlos Reutemann. Somos los responsables de todo esto, pero no los culpables, hicimos todo de buena fe", agregó.

El padre del corredor, quien también se llama José María, comentó: "No me siento defraudado, sí muy dolido, esto no va a quedar así. El tema me desgastó mucho".

Tambíen se refirió a los problemas vividos durante la gestión por llegar a la F.1: "Mientras estábamos negociando, me llegó una carta documento del Lincoln Sport Group que reclamaba 650.000 dólares por asesoramiento. Hugo Cuervo -director deportivo del Lincoln- me saluda en las carreras y a Julio Gutiérrez -también directivo del team- hace ocho años que no lo veo. No nos pusieron piedras en el camino... nos dieron garrotazos".
Finalmente, agregó con humor que "tres cosas grandes hice en mi vida, una fábrica con 700 empleados que funciona bien. Otra venderle tractores a (Hugo, presidente de Venezuela) Chávez y poder cobrarlos, y esta de tratar de llevar a mi hijo a la F-1, claro que aquí fallé".

Entradas populares

Buscar

Archivos