jueves, 3 de octubre de 2019

CANDELA RIESTRA BUSCA DAR EL SALTO A LA FÓRMULA 4 ARGENTINA

La piloto de Rio Gallegos se dio el gusto de probar el monoplaza de la naciente Fórmula 4 Argentina. Durante dos días de ensayos en Concepción del Uruguay, Riestra fue de menor a mayor en materia de tiempos y adaptación y pretende poder ser parte de la categoría en el corto plazo.



(ESCRIBE RODRIGO BOUVET - MUJERES FIERRERAS) La semana pasada, en el autódromo de Concepción del Uruguay, varios pilotos tuvieron la posibilidad de testear los fórmulas de la FIA Fórmula 4 Argentina, categoría que estará estrenándose el 18 de octubre y que busca revolucionar el automovilismo argentino. Entre los jóvenes talentos que probaron los autos, hubo una dama: Candela Riestra. La actual piloto de la Fórmula Santacruceña, y prima del volante de la Clase 3 del Turismo Pista, Cristóbal Riestra, terminó sumamente feliz por lo vivido a bordo del monoplaza con reglamentación internacional.

Riestra comenzó a correr en karting a los 12 años y casi de manera inmediata comenzó a forjar su camino en los autos de fórmula. Actualmente compite de forma interrumpida (debido a que estudia Psicología en Capital Federal) en la Fórmula Santacruceña. “A los 14 años, en una entrevista me preguntaron qué me gustaría hacer y ahí salió la idea del fórmula. A los 15, mi papá me dio a elegir entre la fiesta o el auto de carreras, y elegí el auto. Ahí empecé a correr en fórmula, hasta 2017, que terminé el secundario y me vine a estudiar a Capital Federal. Hice cuatro carreras en 2018 y ahora el finde que viene corro de nuevo”, inició Candela.

Con respecto a su camino hacia las pruebas en la Fórmula 4 Argentina, reconoce que llegó a la categoría gracias a un reconocido piloto de la zona, Pablo Collazo, y que se mostró fascinada por el auto desde que lo vio por primera vez. “La categoría la conocí por Pablo Collazo. Apenas comenzó todo, fui a la prueba que hizo Matías Rossi y me enamoré del auto. Mis papás me dieron el ok y empecé a averiguar para hacer la prueba. En principio, iba a ser en el autódromo de Buenos Aires. Pero después salió lo de Concepción del Uruguay, que eran dos días y nos copó más eso”, continuó la aspirante a psicóloga y heredera de una pasión familiar.

La experiencia en sí fue muy disfrutada por Riestra, que desconocía tanto el circuito como el comportamiento del monoplaza. “La verdad que me fui contenta. No conocía el circuito, asique me tuve que adaptar al auto y a la pista. El fórmula tiene mucha potencia y hay que saber respetarlo en un montón de cosas. Exige mucho más que el auto que yo corro: en cambios, en velocidad, en fuerza… Fue un cambio muy grande. Mejoré un montón de una prueba a la otra, gracias a la telemetría y a todo lo que es la adquisición de datos. Me voy feliz”.

“Ojalá se pueda dar la posibilidad de correr una carrera, consiguiendo un sponsor o alguien que me ayude económicamente, porque la verdad que las carreras son muy caras. Sino bueno, me lo quedaré como experiencia. Aún no sé lo que haré el resto de este año. El próximo finde corro de nuevo en la Fórmula Santacruceña y es muy probable que corra de nuevo en diciembre, pero depende de cómo me quedan mis finales y si me dan los tiempos para ir. La de noviembre se me complica un poco más, porque arranco a rendir los primeros días del mes”, completó Candela Riestra, con el foco en lo universitario pero anhelando poder llegar a esta prometedora categoría nacional.

Entradas populares

Buscar

Archivos