jueves, 17 de octubre de 2019

LA DIFICIL TAREA DE DESPEDIR A UN AMIGO

Edgardo Emilio Villarruel dejó ayer este mundo terrenal tras batallar con una dificil operación. El cielo se ganó un angel.



(ESCRIBE DANIEL ERREGUERENA) "Ohhhh! ¡Que haces hermanito!!" es lo primero que te decía el Negro Villarruel apenas te cruzaba e iniciabas la charla, allí en el parque cerrado o en los boxes de los autódromos en el zonal del Atlántico. Y es así como lo recuerdo, Grandote, con la campera amarilla, grabador en mano, boina vasca y ese tono pausado cuando conducía eventos o en las notas.

Así es,el "Villa" trascendió tanto que logró ser algo más que un colega: logró ser un amigo. Un buen amigo que se ganó el corazón de todos, el de la palabra justa, fraternal, un tipo agradecido a Dios y a la vida. 

Cuenta el colega Miguel Fernández que Emlio Villarruel comenzó su trayectoria en la década del 70, como animador de El Prado Español y presentando a los grandes artistas nacionales, pero siempre mostrando su gran pasión por los fierros.

Con Mauricio Panaggio tuvimos la suerte de que nos diera una nota para el programa AutoAmigos en diciembre del año pasado. Gentilmente nos atendió y casi sin quererlo nos dejó una enseñanza: "Las cosas se van aprendiendo solas. Hay que seguir avanzando, nunca hay que tener miedo a nada. Hacer lo que a uno le gusta es lo fundamental, lo que siente y lo que tiene ganas. Cuando vienen los momentos difíciles es cuando mas fuerte hay que ponerse y seguir avanzando. Nunca bajen los brazos en lo que realmente les gusta para ser, en todo lo que sea."


Fue parte de esa época dorada del automovilismo zonal y del equipo Acelerando, que marcó un estilo periodístico. Luego continuó su periplo en Autorama durante 13 años y fue parte de los móviles en las transmisión de los zonales que el equipo Mundoveloz iniciaba en Canal 8 de Mar del Plata allá en los primeros años de la década del 2000. Instalado en Mar del Plata, prosiguió con su querido Acelerando en la FM Inolvidable 105.7 llevando la info del automovilismo zonal y de toda la región, como un homenaje al mítico programa del querido Gordo D´Anunzio. Tambíen trabajó con la familia del Karting del Atlántico siendo la voz de los altoparlantes del kartódromo y relatando cada una de las cinco categorias que componen al AZK. 

Edgardo dejó tan profunda en nosotros que el cielo se ganó un Angel y así lo recuerdo. Gracias Emilio por ser mi maestro, abrirme las puertas al zonal y ser el primero que se acercó a mí en el 2006 cuando recién empezaba a recorrer los boxes. Este humilde portal les hace llegar mi más sentido pésame a su familia y sus tres hijos. Te quiero siempre amigo




Entradas populares

Buscar

Archivos